jueves, julio 21, 2005

Por fin llegaran los Tomahawk


Era lo que les faltaba a las F100 ,los misiles de crucero BGM 109 Tomahawk que llevaran a nuestra Armada a los niveles de la americana o britanica.Tambien dara la capacidad de ataque contra objetivos en el interior de territorio hostil y una disuasion ante posibles aventuras como las sufridas hace unos años en el Estrecho.

Estrella Digital.
Madrid.
El Ministerio de defensa español recibió la semana pasada una carta del Pentágono que autorizaba la adquisición de misiles de crucero Tomahawk, como ifnorma hoy el diario 'EL PAÍS'. Estos misiles, uno de los símbolos del ejército estadounidense, hasta ahora sólo los poseía, además de los Estados Unidos, el Reino Unido. La petición de compra fue formulada por el Gobierno de José María Aznar, pero la respuesta llegó la semana pasada.
Según EL PAÍS, Donald Rumsfeld, secretario de Defensa de EEUU, escribió una carta a José Bono en el que se incluía la autoirzación de entrega y exportación de los Tomahawk, misiles tierra-tierra o mar-tierra con navegación por satélite que son una de las maravillas tecnológicas del avanzado armamento norteamericano.Bono, que el pasado mayo tuvo un encuentro "muy cordial" con Rumsfeld, tendrá que poner ahora a "su" ministerio a trabajar para disponer "qué se compra, en qué condiciones, y cuándo se producirán los plazos de entrega.Según fuentes citadas por el periódico madrileño, esta carta de Rumsfeld da luz verde política a la compra, pero ahora es cuando empiezan las verdaderas negociaciones del contrato. Aunque incide en que se trata de un mero trámite técnico.La Armada española quería comprar desde hace tiempo 60 misiles Tomahawk, que se emplearon por primera vez en la primera guerra del Golfo, en 1991. La Marina quiere emplearlos en cuatro fragata F-100 y también en los futuros submarinos S80 que se comenzarán a construir en algún momento de este año.Cada misil cuesta, según sean sus componentes, alcance y modelo, entre medio millón de dólares y un milló.Hasta ahora, sólo la Marina británica había firmado un contrato de compraventa similar. Según expertos consultados por EL PAÍS, esto nos coloca aun nivel muy importante, porque implica que Estados Unidos considera que "la Marina española tiene capacidades incorporables a las suyas".