miércoles, abril 23, 2003

El avión caído al mar está a 400 metros de profundidad
El piloto de la aeronave seguía ayer bajo control médico, despues de haberse eyectado cuando su caza volaba a más de 4.000 metros de altura
Diario de Cadiz 23/04/03
OSCAR LOBATO.
El caza naval harrier de la 9ª Escuadrilla de Aeronaves de la Armada española precipitado el lunes al mar está prácticamente destruido y a 400 metros de profundidad.
El aparato, un reactor del modelo 'AV-8 Bravo Plus', cayó al Golfo de Cádiz en circunstancias ahora investigadas por una comisión oficial, cuando se encontraba a casi 70 kilómetros de distancia, al Suroeste de la Base de Rota.
La aeronave con número de matrícula militar 01-921 había despegado del aeródromo roteño poco antes de la una y cuarto de la tarde (hora del accidente) para realizar una misión de interdicción aérea frente a cazas F-18 del Ejército del Aire.
En el momento del siniestro el AV-8 volaba a 14.000 pies de altura sobre el nivel del mar.

Este escenario parece apuntar a un fallo mecánico, aunque el aparato fuere uno de los más nuevos de la 9ª Escuadrilla de Aeronaves, que lo recibió en julio de 1997.
La célula (fuselaje y sistemas de vuelo y control) del caza apenas sumaba 1.092 horas de vuelo y su turbina impulsora contabilizaba sólo 853 horas. Unas cifras ambas bastante bajas para un avión sometido a prestaciones militares.

Los reactores de combate suelen adquirirse con plantas motoras diferentes, que se intercambian cada cierto número de horas de vuelo. Cada modelo tiene además su programa de entretenimiento, dividido en hasta cuatro escalones o niveles de mantenimiento, según complejidad de las revisiones a practicar o nivel de las reparaciones requeridas.

El teniente de navío que pilotaba el aparato es también uno de los más expertos de la 9ª Escuadrilla. Su hoja de servicios acumula 1.260 horas de vuelo, de las cuales 957 han sido a bordo de este tipo de aeronaves, en las que empezó a prestar servicios en 1996.

Este oficial seguía ayer bajo exploración médica en el Hospital Naval de San Carlos, pues ha sufrido traumatismos inherentes al brutal proceso de eyección.

El piloto experimentaba el dolor habitual en su columna vertebral, pues el empuje explosivo del asiento eyector 'UPC-Stencel 10B' que montan estas aeronaves debe ser capaz de lanzar al tripulante al menos hasta 100 metros de altura por encima del nivel del vuelo, para permitir abrir el paracaídas que lleva acoplado

Un AV8B+ de la 9ª Escuadrilla cae al mar.

El acidente se produjo el lunes 21 a unas 70 millas al sureste de Rota.El piloto consiguio saltar a tiempo y solo hay que lamentar la perdida del aparato.
Participaba en unas maniobras habituales en las zonas LED del Golfo de Cadiz junto a F18 del EA .
El piloto fue trasladado al hospital naval de S.Carlos en San Fernando donde se recupera.