jueves, abril 10, 2003


Defensa desvía el 'Segura' a Turquía para unirse con una flota de barcos de la OTAN
El Ministerio aclara ahora que el cazaminas realiza misiones rutinarias en el Mediterráneo y descarta que preste apoyo a barcos americanos
10/04/03
LA VERDAD/CARTAGENA
Preocupación en las familias de los marinos
Un cambio de planes que el Ministerio de Defensa no admite impedirá finalmente que el cazaminas Segura intervenga en la búsqueda de explosivos iraquíes en el Canal de Suez, como según distintas fuentes militares ha estado a punto de ocurrir. El buque con base en Cartagena navega desde Italia hasta el puerto turco de Aksaz, donde se reagrupará con otros dragaminas integrados en la flota de medidas contra minas de la OTAN en el sur de Europa.

El Ministerio de Defensa ofreció ayer, a petición de La Verdad, la información que un día antes eludió facilitar sobre las actividades del Segura en el Mediterráneo, donde realiza misiones rutinarias y maniobras con barcos de otros países. El buque tiene previsto llegar a Aksaz mañana y el lunes volverá a hacerse a la mar. Sin embargo, el portavoz ministerial no especificó qué tipo de operaciones realizará durante los once días que tardará en llegar a su siguiente destino, el puerto maltés de La Valetta, donde estará hasta el 29 de abril.

En Aksaz coincidirá con otro barco militar español, la antigua corbeta Diana, que está asignada temporalmente a la OTAN como buque de mando de su flotilla de dragaminas y a cuyo frente está el comandante español Fernando Lista Blanco.

Desde el Ministerio de Defensa se garantiza que no habrá barcos españoles participando en misiones operativas relacionadas con la guerra de Irak. En el caso del Segura, cualquier intervención tendría que ser autorizada por la Alianza Atlántica.

Los marinos españoles encontrarán en Aksaz una base en estado de alerta por la proximidad geográfica de la guerra de Irak. La OTAN tiene desplegado en suelo turco aviones de reconocimiento y baterías de misiles para repeler un hipotético ataque de las tropas iraquíes, algo que hoy por hoy parece poco probable.

La agrupacion española llega a Um Qasar.
09/04/03
Agencias.
MADRID.- La unidad conjunta de apoyo humanitario embarcada en buques de la Armada atracó en el puerto de Um Qasr sobre las 13.30 (11.30 hora española), según fuentes de Defensa. El buque 'Galicia' traslada un primer envío de ayuda, con más de 20 toneladas de comida, mantas, medicinas y otros elementos de primera necesidad.

Va respaldado por la fragata 'Reina Sofía' y el petrolero 'Marqués de la Ensenada'. La Armada cuenta con 899 efectivos (823 hombres y 76 mujeres), distribuidos en los tres buques.

La Unidad Mixta a bordo del "Galicia" está integrada por 202 hombres y 9 mujeres, repartidos de la siguiente forma: 15 integrantes de Plana Mayor, 5 más en el equipo de apoyo al mando; 26 integrantes de la unidad de transmisiones; 48 en la unidad de ingenieros, donde figura un equipo de desactivación de explosivos, y 65 miembros de la unidad contra amenazas NBQ. Además se integran en esta Unidad Mixta el Escalón Médico Avanzado (EMAT)

La coordinación en Um Qasr ha sido garantizada por el desplazamiento de un equipo de aposentamiento y verificación encabezado por el general de División del Aire José Beltrán, que es subdirector general de Política de Defensa.

lunes, abril 07, 2003

La flotilla española se acerca al área en que barcos iraquíes aún siembran minas

La US Navy dejó ayer «fuera de combate» una embarcación y buscaba otras en las proximidades de Um Qasr
El Mundo 07/04/03
CARLOS SEGOVIA

MADRID.- La flotilla española se aproxima ya mañana al llamado teatro de operaciones con hasta una semana de retraso sobre lo inicialmente anunciado. Su destino previsto, a partir del día 9 es el puerto iraquí de Um Qasr, aunque esas aguas aún no están seguras.
Ayer mismo, un portavoz de la US Navy, la Armada estadounidense, anunció que, tras dos días de búsqueda, se había logrado dejar «fuera de combate» a la embarcación iraquí Al Charouk, cargada de minas para sembrar de ellas el camino hacia el puerto. El mismo portavoz aseguró que aún buscaban otras con el mismo objetivo.Según esta fuente, intentan localizar el remolcador AlFath Al Mobin, que arrastra otras dos barcazas «cargadas con un gran número de minas», según France Presse.

El jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el almirante Antonio Moreno Barberá, declaró ayer a La Razón que el riesgo de minas es «moderado», porque hasta ahora sólo se han hallado «minas aisladas y no un campo minado propiamente dicho». Fuentes militares españolas señalan que la coalición anglo-estadounidense ha preparado un canal dragado, una autovía limpia de minas en la entrada del puerto, por la que la flotilla podrá acceder tras fondear previamente a la espera de permiso de paso.

Según las fuentes consultadas, la flotilla mantenía ayer su rumbo «sin novedad» en el Golfo Pérsico hacia Um Qasr, donde prevé entrar «con todas las medidas de seguridad garantizadas».

Ralentizar

La primera medida para evitar bajas que -además del drama humano- complicarían más la posición del Gobierno en el conflicto ha sido ralentizar la marcha. Cuando el buque de asalto anfibio Galicia y la fragata Reina Sofía partieron de Rota el pasado día 21 -el petrolero Marqués de la Ensenada salió la víspera-, el ministro de Defensa, Federico Trillo-Figueroa, aseguró que llegarían a lo que llamó «el teatro de operaciones» en un «mínimo de 12 días y un máximo de 16» para cumplir su «misión humanitaria».

El buque británico Sir Galahad fue el primero que llevó ayuda humanitaria directa a Irak el pasado 28 de marzo y hoy hará lo propio el Sir Percival, según anunció ayer el ministro de Defensa británico Geof Hoon. Um Qasr es el único puerto de Irak de aguas profundas y era ayer la única localidad importante iraquí realmente controlada por la coalición, lo que logró al principio de la ofensiva tras cinco días de combate.

La segunda medida de cautela tomada por el Gobierno ha sido modificar la composición de la dotación enviada a Irak. Al desistir por el momento de desplazar una unidad de apoyo logístico, el Ministerio renuncia a instalar el previsto hospital de campaña en tierra en una zona de retaguardia que se encuentre demasiado adentrada en territorio iraquí.

La composición final -ver gráfico adjunto- incluye un gran número de vehículos para poder realizar distribución de alimentos y otros elementos de ayuda humanitaria y recoger heridos para ser tratados en un dispensario no alejado de Um Qasr o en el propio buque Galicia.

Pero éste, con un quirófano, ocho camas UCI, cuatro camas para enfermos infecciosos y dos camas más en un módulo hospitalario, no puede prestar una ayuda masiva para un elevado número de heridos.Otro problema en los desplazamientos será la protección frente a atentados guerrilleros y también el peligro permanente del llamado fuego amigo. Para evitarlo se cuenta con los enlaces del Ministerio de Defensa en Mando Central de la coalición en Tampa (Florida) y los contactos directos del mando de la flotilla.